12 LUNAS (Mas una). Bodegas El Grillo y la Luna. Somontano

por Luis Moreno
vino biodinámica Somontano vino tinto
El cosmos en la copa por Luis Moreno Buj La comarca vinícola del Somontano, al pie de los Pirineos aragoneses, protagonizó durante la década de los 90 un radical proceso de modernización en la producción y comercialización de vinos y consiguió su reconocimiento por parte de los consumidores de vinos a nivel nacional en un tiempo récord, con unos vinos que ofrecían una imagen novedosa basada en varietales internacionales. En esta época es cuando se desarrollaron en la zona proyectos empresariales de gran envergadura, que realizaron importantes inversiones en la promoción de sus marcas. El clima del Somontano es continental, suavizado por encontrare a una altitud moderada, entre los 350 y los 600 metros de altitud, protegido entre las cordilleras pirenaica e ibérica.  Pero es el fuerte contraste térmico que se produce entre el día y la noche durante el mes de agosto lo que favorece el aroma y mantiene la buena acidez de los vinos. Bodegas El Grillo y la Luna es una de las más pequeñas bodegas de esta comarca, con una producción que no llega a las 50.000 botellas anuales. Roberto Pan dirige este proyecto junto con el enólogo José Luis Ruiz, asesorados por Michel Rolland. Trabajan el viñedo inspirados por el concepto de agricultura biodinámica, un método basado en la antroposofía, una corriente filosófica y espiritual concebida por el pensador Rudolf Steiner a principios de pasado siglo. Se trata, a grandes rasgos, de mantener un equilibrio entre la vida, la tierra y la energía, en el caso de la agricultura de “devolver a la tierra lo que ella nos da”, mediante un conjunto de prácticas exentas de tratamientos químicos de síntesis, que combina conocimientos agrícolas ancestrales con las energías que fluyen entre los astros del Sistema Solar. Un ejemplo es la forma en que muchas bodegas realizan por costumbre los trasiegos  entre los depósitos, las barricas y los embotellados coincidiendo con luna llena, cuando la presión atmosférica es más alta y los vinos se encuentran más estables. Entre los vinos que elaboran se encuentra el 12 Lunas blanco, hecho de Chardonnay con un 20% de Gegürtztraminer, con un paso por barrica de tres meses con sus lías. Es de color dorado pálido, aromático con notas florales, de fruta tropical en almíbar y recuerdos de plátano verde. Es sedoso, untuoso y fresco en el paladar.

12-1-lunas

El tinto más destacable es el 12 Lunas (Más Una), hecho con un 45% de Tempranillo, Cabernet Sauvignon y Syrah, con una crianza de 12 meses en barricas de robles francés y americano. Es granate, de capa media y ribete con algún tono violáceo. Aroma delicado, complejo, especiado, con notas de tostados y ahumados, es balsámico, se va abriendo de forma progresiva y aparecen los matices frutales, de bayas silvestres rojas y negras. En el paladar se muestra equilibrado, de cuerpo medio, estructurado, amplio, donde vuelve a aparecer la agradable sensación de fruta roja madura. En su estela queda la identidad de este vino, profundo, largo y meditado. 12 Lunas (Más Una) 2007: 13,50euros 12 Lunas blanco 2009: 11 euros www.docelunas.es

Dejar un comentario