Bodega Rafael Cambra. DO Valencia

por paco
Cata vino Bodegas vino tinto DO Valencia
Rafael Cambra es el alma de una bodega que pretende que sus vinos se diferencien por las variedades autóctonas de las que participan. Fiel a esa filosofía en sus elaboraciones está siempre presente la variedad monastrell, dominante en la zona. La bodega está ubicada en Fontanars dels Alforins, dentro de la subzona Clariano de la DO Valencia, a una altitud de 700 metros.

anagrama

Empezó explicando la importancia que tiene la situación de las parcelas, ya que la latitud geográfica y la altura sobre el nivel del mar determinan las condiciones del cultivo. Cuanto más al sur se encuentre la vid, mayor altura sobre el nivel del mar necesita para desarrollarse en condiciones adecuadas. Esto es muy importante cuando, como él pretende, se busca intervenir lo menos posible en los procesos del campo y la bodega para respetar al máximo la pureza de la uva. Con las Bodegas Santander como anfitriones, en la calle Alzira número 15 de Valencia, hizo la presentación de los cuatro vinos que tiene en el mercado.

bon-homme

El primero que presentó fue uno que empezó elaborando casi por encargo para la exportación, se le puso de nombre Bon Homme, con dos mm, supongo que por aquello de las similitudes fonéticas. Es un vino destinado a un público joven, por eso sus características son también de vino joven, buscando que resulte fresco y con cuerpo, tratando de transmitir sensaciones, alejándolo de lo que pudiese parecer un vino muy formal. De hecho lleva una serie de tres etiquetas distintas muy informales y atractivas. Es de la cosecha del 2008, de las variedades monastrell y cabernet sauvignon, tiene una crianza de cuatro meses en barrica. Es de un color rojo cereza, de capa alta, con aromas de frutas rojas, tostados de la madera, lácteos y flor de violeta. Tiene una buena acidez, aunque resulta un poco alcohólico lo que se transforma en una sensación cálida al final. Buena relación calidad precio.

rc-dos

El segundo vino presentado, siguiendo un orden ascendente, fue un Cambra Dos del 2007, embotellado en formato mágnum. Es uno de los primeros vinos de la Comunidad Valenciana que llevan en su ensamblaje la variedad cabernet franc, junto con la cabernet sauvignon y la monastrell, aunque está solo participa con un 10%. Fue criado durante diez meses en barrica francesa. Es de un color rojo picota, capa alta y ribete rojo. En el olfato se aprecian aromas que recuerdan a la fruta roja, balsámicos, flores, cuero y especias. Tiene una buena acidez, tonicidad y potencia. Está equilibrado y da sensación de plenitud en la boca.

rc-uno

Después le llegó el turno al Cambra Uno, este del 2006. La producción solo llega a las 10.000 botellas, es por lo tanto un producto escaso. La uva procede de viña muy vieja y es 100% monastrell. Permanece durante 14 meses en barrica de roble francés. De color rojo picota, capa muy alta y ribete cardenalicio. En la nariz se aprecian aromas que recuerdan a flores, fruta madura y lácteos. En la boca es un vino muy redondo y equilibrado, con el alcohol muy bien integrado. Un gran vino.

minimum

La sorpresa de la noche fue la entrada en escena de la joya de la bodega, Minimum, un vino del 2003, con 14,5º de alcohol, elaborado con un 70% de monastrell, de la misma parcela que el Cambra Uno y un 30% de cabernet franc. Una crianza de 16 meses en barricas de roble francés. De color rojo picota y capa muy alta. Muy complejo en aromas, florales, balsámicos, especiados, minerales, café, regaliz, cacao y pasificados. En la boca una delicia, muy redondo, con cuerpo, buen paso y mucha persistencia. Espléndido. Para mi esta ha sido una bodega que no ha dejado de sorprenderme cada vez que he probado algo nuevo salido de sus manos, en esta ocasión ha sido Minimum, me ha parecido excepcional. Buena suerte.

Dejar un comentario