Cata vinos de Francia

por paco
Ermitage Francia Burdeos Borgoña Alsacia Cata vino Chablis
El jueves 27 de noviembre tuve ocasión de asistir a una cata de vinos franceses organizada por Bodegas Santander, con la colaboración de Casanova Lujan, S.L. La organización, como siempre, impecable. Nos presentaron cinco vinos, tres blancos y dos tintos. Todos ellos de distintas zonas de Francia, lo que supuso un pequeño viaje virtual por las distintas zonas productoras más emblemáticas del país más importante en la producción de vinos de calidad. La presentación se hizo en orden a la intensidad de cada uno de los vinos, empezando por los más ligeros y acabando por el más potente e intenso de los cinco. zonas vinícolas de Francia el local de catas Alsacia Chablis Sancerre Sant Emilion Crozes-Ermitage El primero que tomamos fue un vino de Alsacia, zona fronteriza con Alemania, que en algunos momentos de la historia le ha pertenecido, las disputas permanentes por su posesión cesaron después de la segunda guerra mundial. Entre Estrasburgo y Mulhouse se encuentra esta región vinícola de poco más de 100 kilómetros de larga y menos de cinco de ancha. Se encuentra muy al norte, casi en el límite geográfico del crecimiento de la vid. Tiene un clima muy seco, protegido de los fríos por las colinas de la estribación montañosa de Los Vosgos. Está salpicado de pequeños pueblos de cuento donde parece que el tiempo se detuvo hace varios siglos. El vino que tomamos, elaborado con la variedad riesling, marca Leon Beyer, de la cosecha de 2006. Presentaba un color dorado con reflejos acerados, muy atractivo a la vista. Se le apreciaban aromas que recuerdan a la lima y el pomelo. Con la copa en reposo, dejando reposar el vino se aprecian aromas de tostado, a pesar de no tener crianza en madera. En la boca es un vino fresco, con buena acidez, redondo y denso. Con buena persistencia después de algunos segundos. Un vino que, a diferencia de la tradición en España de los vinos blancos sin crianza, se mantiene en perfectas condiciones después de dos años y da la sensación de que aún le queda bastante vida. El segundo vino proviene de Chablis, este es un pequeño reducto de viñas, dentro de la región vinícola de Borgoña. El cultivo de la vid se remonta a la época anterior a la conquista romana, ya los celtas la cultivaban. Las grandes bodegas de Chablis se establecen en los márgenes del río Serien, en el departamento de Yonne, cuya capital es Auxerre. Los vinos de Chablis son exclusivamente blancos, ya que la única variedad autorizada es la chardonay. El vino que catamos era un chablis "La Chanfleure" de la casa Louis Latour. El vino ha realizado la fermentación maloláctica en depósitos de acero inoxidable. Es de la cosecha de 2007. Presenta un color amarillo con reflejos verdes, que afirman su juventud. En nariz recuerda aromas de plátano, fruta tropical y mantequilla. En la boca se presenta como un vino fresco, con una acidez muy equilibrada y una sensación de plenitud en boca y de posicionamiento, como si se notase cierto peso en la lengua. A este vino se le estima una vida media de entre dos y cinco años más. En tercer lugar le tocó el turno a un vino del Valle del Loira. De esta zona lo primero que nos viene a la mente son sus maravillosos castillos. Pero en este caso nos interesan sus vinos. A lo largo del valle se encuentran numerosas regiones vinícolas, que agrupan 32 denominaciones. Las variedades viníferas que se utilizan principalmente en el valle del Loira son la sauvignon blanc y la chenin para los vinos blancos y la uva gamay y la cabernet franc para los vinos tintos. El Valle del Loira está dividido en tres zonas, la superior, la media y la inferior. La zona superior abarca las regiones de Sancerre y Pouilly-Fumé, dominadas por la variedad sauvignon blanc. El vino que probamos es el Comte Lafont que procede de la bodega del Barón de Ladoucette, de la zona Sancerre. Elaborado, evidentemente, con sauvignon blanc se presenta a la vista de un color amarillo brillante y limpio. En nariz se aprecian aromas que recuerdan a las flores blancas, el melocotón, manzana y algo de mango. En la boca es un vino muy expresivo y fresco. A pesar de ser de la cosecha del 2006, aún le queda vida por delante, al menos dos o tres años más. De los tres blancos a mí es el que más me gustó. El cuarto vino y primero de los tintos es un burdeos. Burdeos es la mayor zona vinícola de Francia, en la que se encuentran los grandes chateaux y de mayor renombre en el mundo vinícola. Este vino procede de la región de Sant Emilion. Elaborado por Jean Pierre Moueix, bajo la denominación de Chateau La Serre, con las variedades merlot, en un 80% y la cabernet franc, ha macerado 21 días en depósitos de acero inoxidable a temperatura controlada y ha permanecido en barricas de roble francés durante 16 meses. La añada es del 2002. A la vista se presenta de un color rojo cereza, de capa media y con algo de turbidez, debido a que no se ha filtrado. En nariz se aprecian recuerdos de notas minerales, tostados, pimienta, frutas rojas y mentolados. En la boca se muestra redondo, equilibrado y pleno, con taninos agradables. Es un vino para durar. El quinto y último vino es del Valle del Ródano, en concreto de la zona septentrional, de la región de Crozes-Ermitage (escribirlo sin h no es una falta de ortografía, depende de lo noble y antigua que sea la zona se escribe de una forma u otra). Los vinos de esta región son de los más conocidos del Ródano. El que probamos nosotros de la bodega M. Chapoutier, llamado "Les Varonniers", es un vino elaborado exclusivamente con uva Syrah, elaborado en tanques de cemento con una fermentación de cinco semanas y después criado en barricas de roble durante 12 ó 14 meses. Es de la añada 2000. A la vista tiene un color negro picota, de capa media alta, y se presenta limpio y brillante. En nariz se aprecian notas que recuerdan al eucalipto, el cacao y tostados. Ya en la boca se aprecia muy redondo, equilibrado y con unos taninos poderosos. Lástima que todo tiene un final. Ahora a tratar de conseguir probarlos de nuevo en alguna ocasión especial con alguien especial.

Dejar un comentario