Enópata, restaurante de vinos. Valencia (cerrado)

por paco
Cocina de mercado Restaurantes Valencia Ir de vinos vino Champagne

Enópata no es un restaurante al uso, no sé si esta primera afirmación les gustará a Juan Ferrer y Rebeca, pero es lo que yo siento cada vez que voy. Está en la plaza del Arzobispo número 5, bajo izquierda, no confundir con la derecha que hay otro restaurante, 46003 Valencia, teléfono 963 259 150.

Yo lo califico como un templo del vino, donde se da culto a los buenos productos procedentes de cualquier sitio donde se trabaja por conseguir lo mejor que puede dar cada variedad de uva.

fachada

Es un restaurante, sin duda, pero la comida y toda la infraestructura del establecimiento gira en torno al vino. Está prohibido fumar, pero no por imperativo legal, sino por coherencia, el humo perjudica a los vinos. Es en definitiva un restaurante de vinos, de grandes vinos.

Lo habitual es elegir la comida y Juan o su personal se encarga de servir el vino por copas más adecuado para cada plato. Cualquier vino, sin limitación de ningún tipo. Son tantas las referencias que hay en carta que resulta prácticamente imposible dar con la más adecuada, es mejor dejárselo a ellos. Ni pensar en tomar un único vino para toda la comida, como no fuese un champagne, lo ideal es dejar que ellos armonicen cada plato con el vino mas adecuado, que sin duda lo será.

chablis

Nosotros sugerimos un vino para el primer plato, que era muy sencillo y nos sirvieron el que habíamos pedido, un chablis,  y como alternativa el que ellos nos sugerían, nos inclinamos por la sugerencia con pleno convencimiento. No había duda el sugerido era el más adecuado.

Como aperitivo nos sirvieron un champagne JL Vergnon Brut Millésime 2002 Grand Cru. Le Mesnil Sur Oger.

Variedad 100 % Chardonnay. Vendimia 2002, con un 25% de vinos de reserva de otras añadas.

Vino de color amarillo pálido con tenues reflejos dorados. La formación de espuma es uniforme, y forma una corona concéntrica en el centro de la copa.

En la nariz es un vino complejo, muestra aromas de flores blancas (saúco, crisantemo y lirio), fruta amarilla (papaya poco madura, fruta de la pasión, albaricoque, ciruela, jobo indio y piña), aromas de brioche recién horneado, mantequilla fresca, avellanas tostadas, cal y miel de acacia.

La forma de fundirse la espuma en la boca es encantadora, con una cremosidad y textura asombrosas y difíciles de encontrar, reservada prácticamente en exclusiva a los grandes champagnes, que multiplican su precio por 10. Su paso por la boca es intenso, potente, armónico y dotado de gran personalidad. La acidez es proverbial y ayuda a fijar los sabores en la boca. El retrogusto nos recuerda a los aromas percibidos en la nariz, pero especialmente quedan recuerdos de cal y minerales blancos. (Extracto de la nota de cata de Juan Ferrer)


ensalada



Para la entrada pedimos una ensalada templada de mollejas y jamón de pato con lascas de foie y gajos de mango. Un plato sencillo pero elaborado con ingredientes de mucha calidad.

sauvignon

Para acompañarlo nos sirvieron, en lugar del chablis que nosotros habíamos pedido, un Didier Dagueneau Buisson Renard 2007  Sancerre  Valle del Loira,   96 puntos Parker.

Variedad 100% sauvignon blanc. Fermentación en barricas con levaduras seleccionadas, crianza en depósito, con unas largas crianzas sobre lías.

Hibiscos, musgo, juncos, bálagos, nenúfares, hierbabuena, melocotón, melón, membrillo, fruta de la pasión, y una enorme acidez y densidad en la boca caracterizan a este vino. (Extracto de la nota de cata de Juan Ferrer).


caramelitos



El segundo plato fueron caramelitos de manitas de cerdo rellenas de rabo de toro, con jugo de carne y chips de patata confitada. Nos pareció el mejor de los platos servidos. Ligero y sabroso, a pesar de su composición.

priorat

Para acompañar una sorpresa, un vino del Priorato del que difícilmente se podría identificar  su procedencia. Un vino elegante y serio, pero suave y complejo.

Terroir al Limit Dits del Terra 2006  Priorat

Procede de cariñenas muy viejas, pero esta vez plantadas con orientación sur, con suelos de licorella negra. Aquí encontramos más opulencia, más fuerza, más expresividad en nariz, mucha mineralidad y alma mediterránea.

Aromas de tinta, de guindas en aguardiente, pinocha seca, bosque umbrío en verano, violetas, raíces, mentolados,  es un vino poderoso,  goloso, vinoso, profundo y grande.

También esa opulencia se hace patente en boca, pero siempre mostrada con unas elegantes y excelentes formas.

Acompañara a la perfección todo tipo de carnes, estofados y guisos, así como quesos potentes como el Manchego, Idiazabal ahumado o Comté. (Extracto de la nota de cata de Juan Ferrer).


atun



El siguiente plato fue un lomo de atún con titaina y tapenade. Lo pedimos al punto pero salió un poco más hecho de lo deseable. Para acompañar el atún nos preguntó Juan si nos apetecía un champagne con carácter ¡quién dice que no!

champagne

Nos sirvió un  Tarlant cuvée Louis, 50 % chardonnay de la cosecha 1995 y 50 % pinot noir de la cosecha 1996.

Vino espumoso de color amarillo dorado claro, con reflejos verdosos. Lagrimas de mediano tamaño que adornan elegantemente la copa. Espectacular fase visual, con burbujas finas que forman un elegante cordón ascendente y una corona en la superficie del vino.

En nariz se muestra intenso y elegante, con suaves aromas de pera confitada, regaliz, cinamomo, flores blancas y ciruelas mirabelle tostadas. Además de avellanas crudas, mantequilla fresca, flores blancas, vainilla tostada, prunas, cremosidad y encanto. Estas son sus imbatibles armas.

Sutilidad acompañada de una rotunda estructura, persistencia,  elegancia y longitud en la boca es crujiente, dotado de una soberbia acidez y un remarcable equilibrio. (Extracto de la nota de cata de Juan Ferrer).

cordero

Continuamos la cena con un cordero relleno de berenjena y sobrasada, acompañado de una crema de verduras. Plato típico mallorquín que resultó sorprendente y exquisito.

rioja

Lo acompañamos de un Abel Mendoza Selección grano a grano Tempranillo 2006  DOC Rioja.

Vino de color granate oscuro de tonalidad parecida a la picota madura. Lágrimas gruesas que tintan la copa.

En nariz, es un vino eminentemente frutal, con recuerdos de frutas del bosque muy maduras y hierbas aromáticas. (jara, romero, orégano) Además de unos misteriosos aromas empireumáticos que nos recuerdan a las semillas horneadas.

Potente y elegante en la boca, donde los aromas tostados del roble se armonizan perfectamente con la omnipresente fruta.

La sensación global es muy agradable, redonda, compleja y larga. Su recuerdo es franco y limpio, con una nítida impronta frutal enmarcada casi de forma mágica por unos sorprendentes frutos secos tostados. (Extracto de la nota de cata de Juan Ferrer).

Mi opinión sobre este vino se resume en que compré una botella para llevármela a casa.

compte

Antes del postre tomamos unas porciones de queso Compte, de tres años de curación, procedente de los pastos de primavera. Excelente.

tarta

El postre consistió en una tarta de chocolate y avellanas con amareto y naranja caramelizada con café. Sabores sutiles pero evidentes y muy bien equilibrados.

oporto

La acompañamos de una joya, un oporto Quinta do Crasto vintage 1995.

Elaborado con multitud de variedades, más de cuarenta (como casi todos los oportos) entre las que figuran como principales las siguientes: rabigato, touriga nacional, touriga francesa, tinta cao, tinta barroca, rabigato y negramolle.

Vino de color cereza picota profundo, casi opaco. Sus lágrimas son gruesas, se desplazan lentamente y tintan la copa dejando bellísimos destellos violáceos.

Nariz sugerente, potente, casi portentosa, con aromas minerales pero sobre todo de fruta negra. Ciruelas de California, arándanos, moras, tinta china, brea y cassis.

En boca resalta la potencia y el equilibrio. Además de todos los aromas frutales rojos que hemos percibido previamente en la nariz. (Extracto de la nota de cata de Juan Ferrer).

Cada vez que visito Enópata salgo impresionado de lo que allí existe y de la erudición de Juan Ferrer.

El precio que pagamos es ajustado, 90 euros por persona, teniendo en cuenta todo lo que obtienes, vinos de escasa producción, con no más de 2000 botellas en el mercado o de largas crianzas. Copas de calidad, de vidrio soplado, servicio impecable y ambiente agradable.

Para darse un homenaje con cierta frecuencia.

Ficha de restaurante
Dirección Plaza del Arzobispo 5 Valencia

Dejar un comentario