¡Mi primer Kimchi!

por paco
Recetas Cocina asiática Cocina coreana Kimchi
Alimento básico de la cocina coreana

Un primer intento que se ha de mejorar bastante, aunque éste se puede comer (ver nota al final)

El kimchi es un alimento probiótico, resultado de la fermentación de un conjunto de vegetales en un medio adecuado. Es un plato de acompañamiento, una guarnición, pero se puede tomar sólo también. Los coreanos no conciben una comida si no hay kimchi en la mesa.

El Journal of Medicinal Food afirma que el kimchi: Reduce el colesterol, previene el cáncer, combate la obesidad, tiene propiedades antioxidantes y antienvejecimiento, aporta vitaminas A, B1 y B2, un alto contenido en vitamina C y carotenos, proteínas y calcio, mejora la salud gastrointestinal, desintoxica el hígado y fortalece el sistema inmunológico.

¡A comer kimchi!

Ingredientes para el Kimchi

1 col china

2 cucharadas de sal marina gruesa, o si no, sal de cocina

1 cucharada de harina de arroz

1 cucharada de gochugaru, copos de chile coreano (se puede sustituir por cualquier otro chile seco o cayena molida)

4 cucharadas de salsa de pescado, o salsa de soja fermentada, o de ambas

1 cucharadita de azúcar

3 cebolletas (la parte verde)

1 nabo blanco

1 carlota

unas hojas de rúcula (deberían ser hojas de mostaza, pero se pueden sustituir por éstas)

3 dientes de ajo picado

1/2 cucharadita de jengibre fresco picado

1 pizca de pimentón picante

01_fermenta_kimchi2

Elaboración:

Podéis picar la col en cuartos o en trozos, depende de como os guste. Dejaremos la col en la sal unas dos horas hasta que se ablande. Hay que removerla cada media hora, para que todos los trozos de col estén en contacto con la sal por igual.

Para elaborar la salsa mezclamos la harina de arroz con una taza de agua en un cazo y lo calentamos a fuego medio durante 5 minutos hasta que aumente su volumen y espese, retiramos del fuego. Cuando se enfríe un poco le añadimos el chile, la salsa de soja, la salsa de pescado y el azúcar, mezclamos bien y dejamos reposar un poco. Acto seguido añadimos el jengibre, el ajo y la cebolleta picados. Mezclamos bien.

Una vez que la col esté tierna, la enjuagamos, para eliminar el exceso de sal y la escurrimos muy bien. Una vez enjuagada le añadimos la salsa y la mezclamos masajeando para que se impregne bien de la mezcla de kimchi. Ya sólo queda meterla en un tarro de cristal y dejar que fermente uno o dos días, según el calor que haga, y suelte todo su jugo. Después de esa primera fermentación se guarda en el frigorífico. Al fermentar la mezcla crece dentro del tarro, por lo que conviene dejar un espacio libre para que se expanda sin problemas.

kimchi_kimchi

Tengo que decir que está buena de sabor, pero no medí bien la cantidad de cayena y me ha salido muuuuuuuy picante. Igual a los coreanos les parece equilibrada. La utilizaré en otras recetas, como la que voy a publicar a continuación.

Nota final: Ya me he comido toda esta primera elaboración, estoy muy satisfecho del resultado. La he utilizado como dije, combinada con otras recetas, y ha sido todo un éxito. He ajustado las cantidades de los ingredientes para que sea más tolerable por el paladar occidental. Ya tengo una segunda tanda en fermentación (4 de agosto de 2019). Seguiré informando.

Dejar un comentario