Restaurante Fuente de la Aceña, Quintanilla de Onésimo, Valladolid

por paco
Restaurantes Turismo gastronómico Ribera del Duero Valladolid Quintanilla de Onésimo

Éste era uno de los restaurantes que traía elegidos desde Valencia y la verdad es que no me ha defraudado. Un lujo de restaurante.

Está ubicado en un antiguo molino harinero, en la población de Quintanilla de Onésimo 47350 Valladolid, su dirección Camino del molino s/n, no podía ser otra. Teléfono 983680910.


fachada del molino

crema de puerros

Carpaccio de presa ibérica

garbanzos negros

mero con gamba

cochinillo

coulant

cafe Lavazza

copa Riedel para tintos con crianza

Quinta Quietud
Interiormente es una preciosidad, paredes de piedra y argamasa, suelos y techos de madera, espacios diáfanos a diferentes alturas. La decoración del comedor es sencilla, con unas mesas de buen tamaño muy bien vestidas, con doble mantel de lino, cubertería de la marca Meneses y cristalería Riedel. Por cierto pedí que me cambiasen el modelo de copa, según lo aprendido en los talleres de cata de copas Riedel y no hubo ningún problema, me trajeron la copa que les pedí.

Las sillas cómodas. Únicamente un detalle que no me pareció bien resuelto, el de la iluminación, son unas bombillas encima de la mesa que dan mucho calor, en invierno serán ideales, pero para el verano no. Además se da la circunstancia de que no había aire acondicionado, al menos funcionando y la sensación térmica era incómoda.

La carta de vinos muy completa, con muchas referencias de todas partes, nacionales e internacionales, pero con mucho peso del apartado de la Ribera del Duero. Había un espacio dedicado a vinos del mundo, en el que figuraban referencias muy bien escogidas y de todos los precios, yo me decanté por un Quinta Quietud, de la D.O. Toro, no era por llevar la contraria. Lo elegí muy espontáneamente, es un vino que me gusta, luego no resultó adecuado para algunos platos, pero a veces es difícil armonizar un menú completo con un solo vino. Me ofrecieron la posibilidad de tomar el vino por copas, pero no lo quise y al final de la comida me di cuenta que hubiera sido la mejor opción.

La carta de platos es muy interesante, con propuestas muy originales como los garbanzos negros con sepia, pulpo y calamares, Tiene también una sección de platos de la tierra.

Como había una opción de menú degustación de medias raciones, y me apetecía probar más de dos cosas, me incliné por ésta modalidad.

De aperitivo me sirvieron una crema de puerros muy acertada. A continuación un carpaccio de presa ibérica con mayonesa de mostaza. Hacía poco que había probado esta parte del cerdo y no me había entusiasmado, pero de este modo si me encantó.

Después vinieron los garbanzos negros con pulpo, tallarines de sepia y calamarcitos. La media ración era impresionante. Garbanzos pedrosillanos que ligaban muy bien con los frutos del mar.

El siguiente plato fue el mero con pisto, muy bien presentado. Exquisito. Acompañado de germinados y marisco.

Para acabar un cochinillo con manzana asada. Crujiente y sabroso.

De postre un coulant de chocolate con helado de mandarina. Buena combinación.

El café de lo mejor que hay en el mercado actualmente, Lavazza.

Menú degustación 36 euros, vino 20 euros, más iva, café invitación. En total con agua y pan, 65,48 euros.

Un disfrute para los sentidos. La atención del personal exquisita, muy profesional y competente. Una relación calidad precio muy difícil de batir.

Las pegas son las dos constantes de ésta tierra, el calor en el interior de los establecimientos y las moscas, que son omnipresentes por aquí. En cuanto abres la ventanilla del coche se cuelan dos o tres. Los mismos problemas tuve en el comedor del hotel, que es también una referencia en restauración dentro de la Ribera del Duero, como así pude comprobar anoche. De él hablaré mañana.

Ficha de restaurante
Cocinero/a Pedro de Rodrigo
Dirección Molino, S/N, 47350 Quintanilla de Onésimo, Valladolid
Teléfono +34983680910
Página web https://fuenteacena.es/restaurante/

Dejar un comentario