Restaurante Rausell, Valencia

por paco
tapas tapeo Valencia Restaurantes Aperitivos tapear De tapas por Valencia tardeo

Es este un restaurante nacido a la sombra de una casa de comidas preparadas. El éxito de la primera hizo nacer al segundo y ahora éste parece que ha superado a la primera. Está siempre lleno. Esto es algo que vengo constatando en algunos sitios, están siempre llenos y otros no consiguen llenar nunca. Supongo que éste asunto daría para un master.

Éste establecimiento está en la calle Ángel Guimerá número 61, de Valencia. Teléfono 963843193. Difícil aparcar, pero hay un aparcamiento público a sus espaldas.


patatas bravas

sepionet a la plancha

detalle de la esquexiada

acompañamiento de la esqueixada

aceite estornell

cordero al horno

esqueixada de bacalao

merluza enebollada

flan de almendra

Finca Elez de Manuel Manzaneque
El local esta dividido en tres secciones, una independiente de las otras dos, es donde se despacha la comida para llevar, las otras dos comunicadas, son el comedor y la zona de barra. En ésta última han colocado una fila de mesas a un metro escaso del personal que ocupa la barra. Gracias a eso tuve oportunidad de comer allí, ya que suele estar muy lleno. No entré a la parte del interior, pero en la zona de la barra, que además es la entrada al local, para mí, había un excesivo olor a grasa proveniente de la plancha, lo que claramente evidencia una deficiencia en la de extracción de humos.

Las mesas son de buen tamaño, cubiertas únicamente por un camino de mesa, lo que obliga a apoyar los brazos sobre el material sintético del tablero. La vajilla y cubertería son correctas y las copas para el vino adecuadas, de la marca Schott. De aperitivo pedí una manzanilla y me la sirvieron en una copa de caña larga muy elegante. Señal de que se cuidan algunos detalles con relación al vino. Hay una buena carta de vinos, una cava con temperatura y humedad controladas y las copas son buenas.

Las cartas están para renovar, pero no me refiero a su contenido, sino al soporte, están muy estropeadas, han dado ya de sí más que suficiente.

En cuanto a su contenido, la de vinos era bastante extensa, completa y muy equilibrada, con representación de casi todas las DO españolas. El precio muy bueno, vi un Alión por 43 euros, en las tiendas suele valer 41.

Yo me conformé con un Finca Elez de Manuel Manzaneque, “Nuestra selección 2002”, de la Sierra de Alcaraz, El Bonillo, Albacete. 19 euros. Bien atemperado por la cava climatizada. El servicio del vino se limita al descorche, cata y primer servicio, pero éste es correcto. Este vino está excelente.

A diferencia del servicio del aperitivo. Pedí una manzanilla, no me informaron lo que me iban a servir, tuve que estirar el cuello y gracias a que era una botella que me resulta familiar, descubrí que era La Guita, por supuesto no se esperó para ver si me parecía adecuada. Se nota una gran diferencia entre el personal que es de la casa y el que trabaja para la casa. Me explico ¿verdad?

La carta de platos bastante extensa, dividida en picadas, que contiene los platos típicos de tapeo; las entradas, con predominio de las ensaladas; mariscos, con muy buena pinta y precios ajustados; pescados que incluyen un repertorio de los más frecuentes, incluido el rodaballo y carnes, entre las que destacan las del Valle del Esla. El apartado de postres también es suficientemente amplio.

Como éramos dos pedimos dos picadas, una entrada, un pescado, una carne, fruta fresca y un dulce.

Las picadas fueron las famosas patatas bravas, que realmente estaban buenas, acompañadas de un ajoaceite suave pero sabroso. Las piezas más grandes estaban frías por dentro, señal de que el microondas no había llegado lo suficiente.

La otra picada fue sepionet a la plancha. En lugar de encontrarme un sepionet en el plato, nos sirvieron unas sepias del tamaño de la puntilla. Estaban muy tiernas y bien de sabor, aunque se habían descuidado un poco en la plancha y uno de los lados estaba algo quemado.

De la sección de entradas pedimos una esqueixada de bacalao, la cual hubiera estado buena si no hubiese estado compuesta principalmente por cebolla trinchada, más de la mitad del plato era cebolla, el bacalao era testimonial. Había una desproporción exagerada entre la cebolla y los demás ingredientes. Bueno iba acompañada de una pequeña ensalada al lado. Éste es el plato que menos nos gustó. Lo que hay que resaltar es el importante detalle del aceite que nos sirvieron para aderezar la ensalada, L'Estornell.

De pesado nos sirvieron merluza encebollada, muy tierna y sabrosa. La sorpresa fue que iba cubierta por un huevo a la plancha.

De carne tomamos cordero al horno, bien asado. Una ración impresionante, además de ir bien acompañado de patatas y cebolla como guarnición.

De postres una cortada de melón (3,50 euros) y un flan de almendras, al mismo precio.

En total dos personas 85,75 euros, sin cafés.

En conclusión, un lugar que, si no estuviese tan abarrotado, se podría frecuentar más. La relación calidad precio es bastante buena. Su éxito se basa, desde mi punto de vista, en una materia prima de calidad que requiere poca elaboración. La carta de vinos y sus precios muy interesante.

Esperemos que el problema de los humos acabe solucionándose.

Ficha de restaurante
Cocinero/a Axel Espino
Dirección Àngel Guimerà, 61, Arrancapins (Extramurs), Valencia 46008
Teléfono +34963843193
Página web http://rausell.es

Dejar un comentario