Cóctel Dry martini

por paco
vermú vermut ginebra Cóctel

Hoy hablamos de otro de los más conocidos cocteles. Es sin duda el más cinéfilo de los combinados.

Su sencillez le hace acreedor de su justa fama. Aunque hay que decir que hay mil fórmulas, en cuanto a las proporciones de ginebra y vermú que se pueden emplear.

Básicamente se elabora con una buena ginebra y un poco de martini blanco seco (dry). Es importante que la ginebra sea buena ya que es el ingrediente principal de la bebida y por tanto el que predomina.


ginebra

vermú

Dry martini

Afortunadamente las podemos encontrar con facilidad hoy en muchas tiendas especializadas, incluso grandes superficies (Bombay Sapphire, Hendrick's, Citadelle, "Ten" de Tankeray, The London Gin, Raffles London, y muchas más).

El vermú, aunque interviene en muy pequeña proporción, también es fundamental que sea bueno, para que no baje la calidad del combinado. Yo huiría de las marcas de nombres desconocidos, yo recomiendo Noilly-Prat, es fácil de encontrar, otras marcas pueden ser Yzaguirre y si no hay, pues Martini o el que más os guste, pero siempre blanco seco.

En cuanto a la elaboración, ya he dicho que hay mil formas de prepararlo, desde poner en un vaso mezclador 9/10 partes de ginebra con 1/10 parte de vermú, que es la más habitual, removido, no agitado, como decía James Bond, y servido en la copa sin el hielo.

Es bastante frecuente reducir ese 1/10 de vermú hasta unas pocas gotas testimoniales.

La más ortodoxa se hace poniendo en el vaso mezclador lleno de hielo un poco de vermú, se remueve para que se impregne el hielo del vermú, desechando después toda la parte líquida, para a continuación poner la ginebra en el vaso donde queda el hielo aromatizado, se remueve y se sirve.

Quien llevaba al extremo lo de utilizar poco vermú en la elaboración de este cóctel era Winston Churchil, él se limitaba a mirar de reojo la botella de vermú mientras se escanciaba la ginebra.

Elemento imprescindible es la corteza de limón retorcida encima del cóctel y, a quién le guste, la puede dejar caer dentro, yo lo hago. También se puede poner una aceituna con hueso clavada en un palillo, pero eso sí bien lavada, para evitar que la salmuera de la aceituna enturbie el cóctel. Yo no la utilizo.

Hay una frase que se atribuye a Dorothy Parker , tal vez la más ingeniosa que se ha podido pronunciar sobre el dry martín:

"Me encanta beber martinis,

pero como mucho dos.

Con tres estoy debajo de la mesa

y con cuatro debajo de mi anfitrión"

Dejar un comentario