Valencia Cuina Oberta ¿para qué? Una propuesta para enamorar a potenciales nuevos clientes

por paco
Restaurantes Valencia Valencia Cuina Oberta
Más de sesenta restaurantes, en esta cuarta edición, que ofrecen menús a precio cerrado durante una semana. Veinte euros por comer o treinta euros por la cena. Bebidas no incluidas.

cuina_oberta_2011

A veces olvidamos que esta iniciativa ha partido de Turismo Valencia, que es una Fundación sin ánimo de lucro, presidida y participada por el Ajuntament de Valencia, la Cámara de Comercio, Feria Valencia, la Confederación Empresarial Valenciana, en colaboración con empresas del sector turístico. Y que la finalidad de esta iniciativa es “incentivar el turismo y difundir la calidad de la gastronomía valenciana Sin duda este objetivo se está cumpliendo en parte, parece que un alto porcentaje de reservas se realizan desde Madrid y Barcelona. Pero a nadie se le escapa que la mayoría de clientes o usuarios de Valencia Cuina Oberta somos residentes locales. Es obvio que en nuestro caso, con la asistencia a los restaurantes adheridos a la campaña no se potencia el turismo, pero si la segunda parte del objetivo, que es a lo que voy. Vista la diversidad de restaurantes que participan en cada campaña, y en cada edición la lista es mayor, está claro que no todos acuden por los mismos motivos, aunque todos acaban beneficiándose de una cosa, mayor afluencia de clientes en esta semana milagrosa, como si el resto de semanas estos mismos restaurantes estuviesen cerrados. Muchos de los restaurantes de Valencia Cuina Oberta no creo que sean destinos de turismo gastronómico, de turismo a secas tal vez. Por lo tanto están en esto para aprovecharse del tirón, que me parece estupendo, loable y legítimo. Por supuesto. Pero ¿y los otros, lo que aparentemente no necesitan promociones en el exterior para ser conocidos? Creo que yo en su lugar, estaría en Cuina Oberta para que muchos de los potenciales clientes, que no se deciden a atravesar la puerta de uno de estos locales, pierda el miedo escénico, basado en la equivocada creencia de que le van a sangrar por comer cuatro minúsculas raciones de humo. Es la ocasión ideal para darse a conocer como una alternativa asequible. Paradójicamente, en la mayoría de los casos, estos restaurantes tienen unos menús diarios por unos precios similares a los de Cuina Oberta. También estamos los que con alguna periodicidad nos acercamos a ellos a disfrutar de sus creaciones, que con gusto aprovechamos esta semana para intentar comer muy bien, a unos precios muy asequibles y contar que hemos estado en tales o cuales sitios durante la semana loca de la gastronomía, como el que se ha ido a la feria. Está claro que hacer un menú por 20 euros en un restaurante con estrella Michelín, o sin estrella, es un auténtico reto, pero ahí está la genialidad de nuestros grandes cocineros. Hemos visto los menús que algunos han elaborado. No se puede reprochar nada si la materia prima utilizada es económica. Sí sería reprochable que esa misma materia prima no estuviese bien escogida, que las preparaciones fuesen mediocres o se descuidase la atención al cliente, porque va a pagar un precio bajo. Ése creo que puede ser el auténtico reto de los grandes restaurantes valencianos participantes en esta semana gastronómica. Pero por encima de todo, deberían intentar “enamorar” a nuevos clientes. Los otros restaurantes, que son muchos, los que habitualmente tienen unos menús por debajo de los 20 euros y que está semana también se llenan, tienen la oportunidad de ofrecer unas creaciones que no son las habituales de su carta y conseguir demostrar a esos potenciales clientes su capacidad creativa. Quien sabe si a partir de aquí alguno da un importante salto cualitativo.

Dejar un comentario